domingo, 8 de abril de 2018

ni siquiera la lluvia

En algún lugar al que nunca viajé, felizmente más allá
de toda experiencia, tus ojos tienen su silencio:
en tu gesto más frágil hay cosas que me encierran
o que no puedo tocar por estar demasiado cerca.

tu mirada más ínfima me libera
aunque yo esté cerrado como un puño,
tú siempre abres, pétalo a pétalo, como la primavera,
(misteriosa, hábil) abre su primera rosa.

o si quieres cerrarme, yo y
mi vida vamos a cerrarnos de manera súbita y hermosa,
como cuando el corazón de esa flor imagina
la nieve cayendo suavemente en todas partes.

nada que podamos percibir en este mundo iguala
el poder de tu intensa fragilidad, cuya textura
me compele con el color de sus prados,
a volver a la muerte y la eternidad en cada respiro.

(yo no sé qué hay contigo que cierra
y abre, solo algo en mí comprende
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas)
nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan chiquitas.

E. E. Cummings, “Nobody, Not Even the Rain”.

miércoles, 4 de abril de 2018

aguas turbulentas del recuerdo

Las aguas perturbadas de la memoria
no se alisarán.
Todos los días me iré de mi niñez.
Regresaré sucia antes de que anochezca
y me sentaré a la mesa.
¿Viste si floreció el lino? preguntará mi padre.
Mi madre te ofrecerá té con descuido,
molesta por algo que desconoce
o desatenta con lo humano, como si se imaginara
danzando entre las hermanas flores.
El tiempo se mueve en ríos subterráneos
y las aguas turbulentas del recuerdo no descansan.
Esa madre servirá té para siempre,
ese padre se irá una y otra vez.
No levantaré la mirada para verlo,
lo reconstruiré como una ciega,
como las imágenes salpicadas
en los lienzos de Pollock.

Natalia Litvinova, "Lienzo de la Memoria"

lunes, 19 de marzo de 2018

la ideología que unifica a todos

Hay una ideología real e inconsciente que unifica a todos, y que es la ideología del consumo. El consumismo es lo que considero el verdadero y el nuevo fascismo. Ahora que puedo hacer una comparación, me he dado cuenta de una cosa que escandalizará a los demás, y que me hubiera escandalizado a mí mismo hace sólo diez años. Que la pobreza no es el peor de los males y ni siquiera la explotación. Es decir, el gran mal del hombre no estriba ni en la pobreza ni en la explotación, sino en la pérdida de singularidad humana bajo el imperio del consumismo. Bajo el fascismo se podría ir a la cárcel. Pero hoy día, hasta esto es estéril. El fascismo basaba su poder en la iglesia y el ejército, que no son nada comparados con la televisión. 

Pier Paolo Pasolini, Cartas luteranas, 1975

jueves, 15 de marzo de 2018

la influencia del dinero en la poesía

La influencia del dinero en la poesía

¿… por ordenación de quién?
¡Del Poder! ¡incluso también del suyo propio, miserable!
¡Bienaventurado quien, habida en un tiempo la ordenación del poder, fue
[puro y cercano a Dios!
Ahora quien hace poesía — sea pegadiza o no pegadiza,
no sabe ya obedecer al poder y a Dios, juntos;
quien es deshonesto con la no-Verdad, también es deshonesto con la Verdad.
Pero para vengarse de esta doble deshonestidad,
se degrada: lo que quizá no podría hacer el poder,
¿lo hace, así, él mismo con sus propias manos?

Pier Paolo Pasolini, Poesías rechazadas, 1968-1969
Traducción: Ana Fioravanti

L'influenza del denaro sulla poesia

…su ordinazione di chi? 
Del Potere! anche magari del suo proprio, miserabile! 
Beato chi, un tempo avuta l’ordinazione del potere, fu 
[puro e vicino a Dio! 
Ora chi fa poesia - che sia orecchiabile o non 
[orecchiabile, 
non sa più obbedire, insieme, al potere e a Dio; 
chi è disonesto con la non-Verità disonesto anche 
[con la Verità. 
Ma per vendicarsi di questa doppia disonestà, 
si degrada: ciò che forse non potrebbe fare il potere, 
lo fa così lui stesso, con le proprie mani?

domingo, 11 de marzo de 2018

aquello que me diste el otro día

Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte y al collado,
do mana el agua pura;
entremos más adentro en la espesura.

Y luego a las subidas
cavernas de la piedra nos iremos
que están bien escondidas,
y allí nos entraremos,
y el mosto de granadas gustaremos.

Allí me mostrarías
aquello que mi alma pretendía,
y luego me darías
allí tú, vida mía,
aquello que me diste el otro día.

El aspirar el aire,
el canto de la dulce filomena,
el soto y su donaire
en la noche serena,
con llama que consume y no da pena.

Juan de Yepes Álvarez, 
también conocido como San Juan de la Cruz 
Cántico (fragmento)

sábado, 3 de marzo de 2018

las profundas cavernas del sentido

¡Oh llama de amor viva
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!
Pues ya no eres esquiva
acaba ya si quieres,
¡rompe la tela de este dulce encuentro!

¡Oh cautiverio süave!
¡Oh regalada llaga!
¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado
que a vida eterna sabe
y toda deuda paga!
Matando, muerte en vida has trocado.

¡Oh lámparas de fuego
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con estraños primores
calor y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno
donde secretamente solo moras,
y en tu aspirar sabroso
de bien y gloria lleno,
cuán delicadamente me enamoras!

Juan de Yepes Álvarez, 
también conocido como San Juan de la Cruz 
Canciones del alma en la íntima comunicación de amor de Dios

jueves, 1 de marzo de 2018

llora por pensar que está olbidado

1

Un pastorcico solo está penado
ageno de plazer y de contento
y en su pastora puesto el pensamiento
y el pecho del amor muy lastimado.

2

No llora por averle amor llagado
que no le pena verse así affligido
aunque en el coraçón está herido
mas llora por pensar que está olbidado.

3

Que sólo de pensar que está olbidado
de su vella pastora con gran pena
se dexa maltratar en tierra agena
el pecho del amor mui lastimado!

4

Y dize el pastorcito: ¡Ay desdichado
de aquel que de mi amor a hecho ausencia
y no quiere gozar la mi presencia
y el pecho por su amor muy lastimado!

5

Y a cavo de un gran rato se a encumbrado
sobre un árbol do abrió sus braços vellos
y muerto se a quedado asido dellos
el pecho del amor muy lastimado.

Juan de Yepes Álvarez, 
también conocido como San Juan de la Cruz
"El pastorcico"

miércoles, 28 de febrero de 2018

amado con amada

En una noche escura
con ansias en amores inflamada
¡o dichosa ventura!
salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada,

ascuras y segura
por la secreta escala disfraçada,
¡o dichosa ventura!
a escuras y en celada
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa
en secreto que naide me veýa
ni yo mirava cosa
sin otra luz y guía
sino la que en el coraçón ardía.

Aquésta me guiava
más cierto que la luz del mediodía
adonde me esperava
quien yo bien me savía
en sitio done naide aparecía.

¡O noche, que guiaste!
¡O noche amable más que la alborada!
¡O noche que juntaste
amado con amada,
amada en el amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba
allí quedó dormido
y yo le regalaba
y el ventalle de cedros aire daba.

El ayre del almena
quando yo sus cavellos esparcía
con su mano serena
y en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olbidéme
el rostro recliné sobre el amado;
cessó todo, y dexéme
dexando mi cuydado
entre las açucenas olbidado.

Juan de Yepes Álvarez, 
también conocido como San Juan de la Cruz,
Canciones de el alma que se goza de aver llegado
al alto estado de la perfectión, que es la unión con Dios
por el camino de la negación espiritual

lunes, 26 de febrero de 2018

los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibuxados

¿Por qué, pues as llagado
aqueste çoraçón, no le sanaste?
Y, pues me le as robado,
¿por qué assí le dexaste,
y no tomas el robo que robaste?

Apaga mis enojos,
pues que ninguno basta a deshazellos,
y véante mis ojos,
pues eres lumbre dellos,
y sólo para ti quiero tenellos.

Descubre tu presencia,
y máteme tu vista y hermosura;
mira que la dolencia
de amor, que no se cura
sino con la presencia y la figura.

¡Oh christalina fuente,
si en esos tus semblantes plateados
formases de repente
los ojos deseados
que tengo en mis entrañas dibuxados!

¡Apártalos, Amado,
que voy de buelo! Buélvete, paloma,
que el ciervo vulnerado
por el otero asoma
al ayre de tu buelo, y fresco toma.


Mi Amado las montañas,
los valles solitarios nemorosos,
las ínsulas extrañas,
los ríos sonorosos,
el silvo de los ayres amorosos,

la noche sosegada
en par de los levantes del aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.

Juan de Yepes Álvarez, 
también conocido como San Juan de la Cruz,
Cántico, 9-15

miércoles, 21 de febrero de 2018

cántico


1
¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dexaste con gemido?
Como el ciervo huyste
aviéndome herido;
salí tras ti clamando y eras ydo.

2
Pastores, los que fuerdes
allá por las majadas al otero,
si por ventura vierdes
aquel que yo más quiero,
dezilde que adolezco, peno y muero.

3
Buscando mis amores
yré por esos montes y riberas;
no cogeré las flores,
ni temeré a las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras.

4
¡O bosques y espesuras
plantadas por la mano del Amado!,
¡o prado de verduras
de flores esmaltado!,
dezid si por vosotros a passado.

Juan de Yepes Álvarez, 
también conocido como San Juan de la Cruz,
Cántico 1-4