lunes, 17 de abril de 2017

donado, no buscado

Frecuentemente ni siquiera hay que proponerse la tarea de salir a cazar ideas para atraparlas, elaborarlas, variarlas y apropiarlas. Suele ocurrir que estamos trabajando y de pronto todo es agotamiento. La actividad se atasca. Hay que tomar distancia. Se escucha música o se lee, se consultan las redes, se pasea, se sueña o nos permitimos el aburrimiento. Y cuando se retoma la tarea a veces se descubre que los nudos se desataron. Se renovaron las estrategias. La vida y sus circunstancias nos nutrieron de un saber vicario. Un saber donado, no buscado. Descubrimos entonces -con gozo espiritual- que ya no necesitamos procurar conceptos ajenos, porque la idea sin que nos diéramos cuenta, nos fue dada. 
 Esther Díaz

jueves, 13 de abril de 2017

qué pasa con el encierro del hombre

¿Qué sucede con el arte en la sociedad industrial, cuyo mundo ha comenzado a transformarse en cibernético? ¿Se convertirán los enunciados del arte en algún tipo de información en y para este mundo? ¿Se irán a determinar sus producciones por el solo hecho de que satisfagan el carácter procedimental del círculo regulador industrial y su constante consumación? Si así fuera, ¿puede la obra de arte seguir siendo obra todavía? ¿Acaso no tendrá su sentido en quedar rezagada, ya desde antes, al servicio de la ejecución continua del proceso creativo, el que se regula solamente desde sí mismo y, de ese modo, sigue estando encerrado en sí mismo? ¿Se presenta el arte moderno como una retroalimentación de informaciones en el círculo regulador de la sociedad industrial y del mundo científico-técnico? ¿No recibirá incluso desde allí, la muy mentada “industria cultural” su legítima fundamentación? 

Estas preguntas nos acosan como preguntas. Y convergen en una única, que dice: 

¿Qué pasa con el encierro del hombre en su mundo científico-técnico? ¿No impera en este encierro, quizá, el retraimiento del hombre frente a eso que lleva al hombre recién a su determinación más propia, para que él se disponga lo justo, en vez de disponer en forma calculadora, tecno-científicamente, de sí mismo y de su mundo, de sí mismo y la propia fabricación técnica de sí mismo?

Martín Heidegger, "La proveniencia del arte y la determinación del pensar",
Conferencia dada en Atenas, 4 de abril de 1967

miércoles, 15 de marzo de 2017

aunque no se vea

«El amor lo cree todo»; porque creerlo todo consiste precisamente en presuponer, aunque no se vea, sí, aunque se vea lo contrario, que el amor está, a pesar de todo, presente en el fundamento, incluso tratándose del que se ha extraviado, incluso del corrompido, incluso del que está lleno de odio. Precisamente es la desconfianza la que elimina los cimientos cuando presupone que el amor no está presente; por eso la desconfianza es incapaz de edificar. «El amor lo espera todo»; pero esperarlo todo consiste seguramente en presuponer, aunque no se vea, sí, aunque se vea lo contrario, que el amor está, a pesar de todo, presente en el fundamento y que no podrá menos que manifestarse, incluso tratándose del extraviado, del que se ha desencaminado, incluso del que se perdió.

Søren Kierkegaard, Las obras del amor

lunes, 6 de marzo de 2017

poema hecho para matar

El poema está hecho para matar
Y es un himno a la ruina
Y la única belleza es la belleza del desastre
El estampido de un revólver sobre la nada
Para sellar el pus de la vida
La flor sin labios de la vida
La agonía eterna de Virgilio
Y el verso debe ser como el puñal
Como el dolor siniestro de la vida
Que ya no es
Sino sólo el resplandor de un cadáver
Que ya no es
Y flota sobre el verso.

Lepoldo María Panero, Reflexión, Poema L, 2010

martes, 28 de febrero de 2017

sábado, 18 de febrero de 2017

jueves, 16 de febrero de 2017

domingo, 5 de febrero de 2017

el gran vidrio está rajado

Si usamos la conocida metáfora del realismo, podríamos decir que hay una fisura en la ventana que duplica y escinde lo que se ve del otro lado del jardín. El gran vidrio está rajado y hay una luz en la casa y en el rombo de los losanges, amarillos, rojos y verdes, se vislumbra la vaga sombra de un rostro.

Comprendemos que hay otro que estaba ahí desde el principio y que es él quien ha definido los hechos del mundo, "Las ruinas circulares" es una versión temática de este procedimiento: el que sueña ha sido soñado y ese descubrimiento ya es clásico en la obra de Borges.

Ricardo Piglia, "Nuevas tesis sobre el cuento", Formas breves

miércoles, 25 de enero de 2017

piglia, martes 11 de mayo

La presentación de la revista se aclara cuando la proyecto como un intento de trabajar la cultura como un campo políticamente específico. La política tiene sus propios registros y modos, que no se pueden aplicar directamente sobre la literatura o la cultura. No quiere decir que sean autónomas, solo quiere decir que tienen sus formas propias de discutir y de ¨hacer¨ lo que llamamos política, o sea que tienen sus propias relaciones de poder. Pero no debemos olvidar que la literatura es una sociedad sin Estado. Nadie, ninguna institución ni tampoco ninguna forma de coacción, puede obligar a alguien que acepte o realice cierta poética artística. Las determinaciones materiales del arte pertenecen a su propio ámbito: en verdad, más que hablar de política en general es necesario hablar de la dinámica entre el museo y el mercado. El museo como lugar y metáfora de la consagración o la legitimidad, y el mercado como el ámbito de la circulación de las obras, siempre mediado por el dinero. En ese marco el problema de la "creación" se vuelve al mismo tiempo más visible y más complejo. Ese tendría que ser el nudo que explica el sentido de una nueva publicación.

Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, 14. Diario 1965