miércoles, 30 de noviembre de 2016

un experimento

¡No! ¡La vida no me ha desengañado! Por el contrario, de año en año la encuentro más verdadera, apetecible y misteriosa; la encuentro así desde el día en que vino sobre mí el gran liberador, a saber, el pensamiento de que la vida podría ser un experimento del que conoce, y no un deber ni un destino ni un engaño. Y el conocimiento mismo, aunque para otros sea una cosa diferente, por ejemplo, un lecho o el camino hacia un lecho, o una distracción, o una holgazanería, para mí es un camino de peligros y victorias, en el que también los sentimientos heroicos tienen su lugar de danza y recreo. '¡La vida un medio de conocimiento', llevando este principio en el corazón es posible vivir no solo con valentía, sino también con alegría, e igualmente reir con alborozo!

Friedrich Nietzsche, La Gaya Ciencia, 3, 552

martes, 15 de noviembre de 2016

demasiado cerca

Ya no somos más cristianos: nos hemos salido del cristianismo no porque hayamos habitado demasiado lejos de él sino porque hemos habitado demasiado cerca suyo; más aún, porque hemos salido de él es nuestra propia piedad más estricta y exigente lo que hoy nos prohibe seguir siendo cristianos.

Friedrich Nietzsche, Fragmento póstumo, XIII, 18

martes, 8 de noviembre de 2016

¿Puede aplicarse esto que dice Nietzsche al propio Nitezsche?

Valor de un ánimo oprimido: hombres que viven bajo una presión interior, tienden a los excesos, también en el pensamiento. La crueldad es con frecuencia signo de un estado interior carente de paz, que anhela un adormecimiento; y lo mismo puede decirse de cierta irreverencia cruel del pensamiento. 

Friedrich Nietzsche, Sämtliche Werke
Edición de Colli y Montinari, Munich, 1980, 8, 290

sábado, 8 de octubre de 2016

y como tengo que actuar en el instante

Como tengo que actuar en el instante, debo, ay, despedirme de ti, amable distancia en la que no había que correr detrás de nada, siempre con tiempo, donde podía esperar horas, días, semanas para encontrar la expresión exacta a la que quería llegar, mientras que ahora debo romper con todas esas mimosas consideraciones de enamorado. Y como tengo que actuar en el instante habrá una cantidad de hombres que me obligarán, al menos una vez, a tomar en consideración todo lo insignificante que la mediocridad discursea dándose gran importancia y con aire doctoral, todo el galimatías que, por traerlo consigo, la mediocridad saca de lo que escribo, toda la mentira y la difamación a las que está expuesto un hombre contra quien los dos grandes poderes de la sociedad -la envidia y la necedad- deben necesariamente confabularse.

¿Por qué quiero actuar en el instante? Porque me arrepentiría eternamente de no hacerlo, y eternamente me arrepentiría si me dejara amilanar por el hecho de que la generación actual, sin duda, encontrará a lo sumo interesante y rara una exposición verdadera de lo que es el cristianismo, pero después se quedará tranquila donde está, creyendo que es cristiana y que el cristianismo de cotillón de los curas es cristianismo". 
 Søren Kierkegaard, El instante nª 1, 24 de mayo de 1855

viernes, 23 de septiembre de 2016

anonimato de la burguesía

Este anonimato de la burguesía, se vuelve aún más notable cuando se pasa de la cultura burguesa propiamente dicha a sus formas desplegadas, vulgarizadas, utilizadas, a lo que podríamos llamar la filosofía pública, la que alimenta la moral cotidiana, las ceremonias civiles, los ritos profanos, en una palabra, las normas no escritas de la vida de relación en la sociedad burguesa. Es una ilusión reducir la cultura dominante a su núcleo inventivo: existe también una cultura burguesa de puro consumo. Toda Francia está anegada en esta ideología anónima: nuestra prensa, nuestro cine, nuestro teatro, nuestra literatura de gran tiraje, nuestros ceremoniales, nuestra justicia, nuestra diplomacia, nuestras conversaciones, la temperatura que hace, el crimen que se juzga, el casamiento que nos conmueve, la cocina que se sueña tener, la ropa que se lleva, todo, en nuestra vida cotidiana, es tributario de la representación que la burguesía: se hace y nos hace de las relaciones del hombre y del mundo. Estas formas "normalizadas" llaman poco la atención si se compara la dimensión de su amplitud; su origen puede perderse con facilidad; gozan de una posición intermedia: al no ser ni directamente políticas, ni directamente ideológicas, viven apaciblemente entre la acción de los militares y las conflictos de los intelectuales; más o menos abandonadas por unos y otros se incorporan a la masa enorme de lo indiferenciado, de lo insignificante, en suma; de la naturaleza.

Roland Barthes, Mitologías

viernes, 16 de septiembre de 2016

ninismo

El ninismo. Llamo así a esa figura mitológica que consiste en plantear dos contrarios y equiparar el uno con el otro a fin de rechazarlos a ambos (No quiero ni esto ni aquello). Es más bien una figura de mito burgués pues se parece a una forma moderna de liberalismo. Volvemos a encontrar aquí la figura de la balanza: lo real primero es reducido a análogos; después se lo pesa; por fin, comprobada la igualdad, uno se lo saca de encima. También aquí encontramos una conducta mágica: cuando es incómodo elegir, no se da la razón a ninguna de las dos partes; se huye de lo real, que resulta intolerable, reduciéndolo a dos contrarios que se equilibran por el solo hecho de haberlos vuelto formas, aliviados de su peso específico. El ninismo puede tener formas degradadas: en astrología, por ejemplo, los males van seguidos de bienes equivalentes; son siempre prudentemente predichos en una perspectiva de compensación: un equilibrio terminal inmoviliza los valores, la vida, el destino, etc.; no hay que elegir....

Roland Barthes, Mitologías

miércoles, 7 de septiembre de 2016

la danza que goza al salpicar sangre

Muchos cuerpos bailan
en el carnaval de la mano dura,
esa danza que disfruta salpicar sangre,
que experimenta el éxtasis en la vigilancia y el castigo.
En esta y todas las semanas
mataron a 3 pibes acá en la villa donde vivo
(3 negros de mierda según la doxa sierva)
todos amigos que regalaron su testimonio
a esta quietud que ronda en lo inerte
escribiendo en ¿Todo Piola?
actuando en mis películas,
ninguno superaba los 18 años.
Como acostumbra el espesor de la historia
la burguesía no puede permitir a los pobres
ser mano de obra en el arte,
a lo sumo decorado,
garantía de investigaciones antropologicas
a lo sumo un arte que reproduzca
la moral de la eterna desigualdad
a lo sumo será objeto exótico
a retratar por otras manos.
Debe sentir culpa por ser pobre,
el es el dueño absoluto de las escobas
el que justifica el sueldo de muchos periodistas.
A lo sumo debe custodiar orgulloso las posesiones
que nunca serán suyas,
agradecer lamiendo pies las migajas
que consiga en alguna limpieza de conciencia,
en alguna caridad aleatoria.
Mis 27 años de vida fueron de muerte.
Y seguirán muriendo. Mi temple no se perturba.
Sobre las ruinas del futuro
se construye un solido presente.
Las muertes se multiplican
corazones reducidos a una estadistica
el resultado es la ausencia del amor
hay muertes que generan "debate"
y otras que no.
Jerarquía nupcial,
el mercado hasta en la morgue
hasta en los gusanos de tu cuerpo
se manifiesta la lucha de clases.
Las muertes de los pobres son ejemplificadoras,
ejecutoras de justicia,
merecidas y partes del karma
el que quiere puede,
decía Mussolini eufórico y rabioso
matar al enemigo de las villas
pastilla aliviadora para el cáncer de la indiferencia.
-¿Mañana vuelve el sol?
-Dicen que si.
-Entonces es posible otro valle.
Una valle sin Mussolinis explícitos ni moleculares.

César González, 6/7/2016

miércoles, 24 de agosto de 2016

si no hacemos algo para evitar que mueran siempre los mismos

Pensar contra el conservadurismo y contra el progresismo es pensar contra los límites de la imaginación estético-política dominante. Es poder acordar con el precepto de que no hay que matar y al mismo tiempo animarse a preguntar: ¿funda ese precepto por sí mismo una vida justa posible? ¡Es una condición de la vida en común o una maldición del pensamiento sobre la muerte que se cuenta por millones, de derecha a izquierda? El problema actual quizás no sea el de sostener la premisa "no matarás". El problema es que ese enunciado nada dice sobre las muertes que provoca la vida de derecha: podemos impugnar las muertes provocadas por los proyectos vitales de la izquierda y afirmar "no matarás", y, en el mismo momento, caer rendidos ante la evidencia de que morimos aquí y ahora desatendidos, olvidados, rechazados, ignorados, si no actuamos concretamente para evitarlo. Esto es, si no hacemos algo para evitar que mueran siempre los mismos, los que nada saben de las reglas del mundo: los recienvenidos, y de ellos, los abandonados. Junto a la premisa "no matarás", hay otra premisa: la premisa que manda vivir. Y vivir es cuidar, proteger, responder, crear.

Diego Caramés y Gabriel D'Iorio, 
Introducción a Los espantos, libro de Silvia Schwarzböck 
Buenos Aires, diciembre de 2015


domingo, 7 de agosto de 2016

enorme lógica del terror

Esta larga serie de demoliciones, de destrucciones, de ruinas y derrubamientos que tenemos en perspectiva, ¿quién podrá adivinarla hoy lo bastante para ser el iniciador y el adivino de esta enorme lógica del terror, el profeta de un entenebrecimiento y de unas oscuridades tales que probablemente no tuvieron jamás semejanza en la tierra?

Nosotros mismos, nosotros, adivinos de nacimiento, que estamos al acecho en las alturas, plantados entre el ayer y el mañana; nosotros, primogénitos del siglo futuro, que deberíamos percibir ya las sombras que Europa va a proyectar, ¿cómo es que esperamos sin interés verdadero, y sobre todo sin cuidado ni temor, la venida del eclipse?

Federico Nietzsche

miércoles, 3 de agosto de 2016

cuando el tiempo sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad

Cuando el más apartado rincón del globo haya sido técnicamente conquistado y económicamente explotado; cuando un suceso cualquiera sea rápidamente accesible en un lugar cualquiera y en un tiempo cualquiera; cuando se puedan experimentar, simultáneamente, el atentado a un rey en Francia y un concierto sinfónico en Tokio; cuando el tiempo sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad, mientras que lo temporal, entendido como acontecer histórico, haya desaparecido de la existencia de todos los pueblos, entonces, justamente entonces, volverán a atravesar todo este aquelarre como fantasmas las preguntas: ¿para qué?, ¿hacia dónde?, ¿y después qué?

Martín Heidgger, Introducción a la metafìsica

lunes, 1 de agosto de 2016

nada que decidir

La lucha entre aquellos que están en el poder y aquellos que quieren llegar al poder: en cada uno de los bandos está la lucha por el poder. En todas partes es el poder el factor determinante. Por esta lucha por el poder la esencia del poder está puesta por ambos lados en la esencia de su dominio incondicionado. Pero al mismo tiempo se esconde aquí también una cosa: que esta lucha está al servicio del poder y es lo que el poder quiere. El poder se ha apoderado de antemano de estas luchas (...) Esta lucha es necesariamente planetaria y, como tal, indecidible en su esencia, porque no tiene nada que decidir, por cuanto está excluida de toda diferenciación, de la diferencia (entre el ser y el ente) y con ello de la verdad y, por su propia fuerza, está arrumbada en lo que carece de destino: al estado de abandono del ser.

 Martin Heidegger, "La superación de la metafísica"

sábado, 30 de julio de 2016

nosotros, los extremos

Los príncipes europeos tendrían que meditar realmente acerca de si pueden prescindir de nuestro apoyo. Nosotros, inmoralistas, somos hoy el único poder que no necesita aliados para llegar a la victoria: por eso somos, con mucho, los más fuertes entre los fuertes. Ni siquiera necesitamos la mentira: ¿qué otro poder podría prescindir de ella? Una fuerte seducción lucha por nosotros, quizás la más fuerte que haya: la seducción de la verdad... ¿de la verdad? ¿Quién me ha puesto esta palabra en la boca? Pero ya la vuelvo a sacar, desdeño la orgullosa palabra: no, tampoco la necesitamos a ella, llegaríamos al poder y a la victoria también sin la verdad. El encanto que lucha por nosotros, el ojo de Venus que cautiva y enceguece hasta a nuestros enemigos, es la magia del extremo, la seducción que ejerce todo extremo: nosotros, inmoralistas, somos los extremos. 

 Federico Nietzsche, La voluntad de poder

miércoles, 20 de julio de 2016

dónde hay un lugar fuera

Benjamin plantea que uno de los efectos de los medios de masas es que la distinción entre ficción y realidad ha dejado de estar clara. Cuando en "La obra de arte en la era de la reproducción técnica" señala que el objeto auténtico y la experiencia auténtica se han borrado, está diciendo que la reproducción y los medios de masas han borrado el límite claro y clásico entre una experiencia ficcional y una experiencia verdadera. Esta suerte de indecisión entre el carácter construido y ficcional de lo real y el carácter real de un hecho real es un efecto de los medios de masas; en ese espacio, no hay un lugar a partir del cual establecer la distinción con claridad. Pero no significa que no exista, como suele plantear cierta crítica neoconservadora que tiende a decir que todo es ficción. No es que todo sea ficción, sino que, en los medios de masas, todo parece ficción. Eso sucede en el interior de los medios de masas, no en todos lados como suele asegurarse. El problema es dónde hay un lugar fuera del espacio de los medios de masas.

Ricardo Piglia, Las tres vanguardias. Saer, Puig, Walsh, 10 de septiembre de 1990

sábado, 2 de julio de 2016

lou andreas sobre nietzsche

Lo común a los dos es el fundamental rasgo religioso de nuestra naturaleza, el cual quizás ha hecho su irrupción en nosotros con tanta fuerza porque somos incrédulos en el sentido más extremo. En el incrédulo la experiencia religiosa no puede referirse a ningún Dios y ningún cielo fuera de sí, donde puedan saldar sus cuentas las fuerzas formadoras de la religión, tales como la debilidad, el miedo y la codicia. En el incrédulo, la necesidad religiosa que ha surgido a través de la religión, por así decirlo, puede ser arrojada de nuevo a uno mismo, convertirse en fuerza heroica de su esencia, en el impulso de la propia entrega a un gran fin.

Lou Andreas Salomé sobre Friedrich Nietzsche
citado en R. Safranski, Nietzsche. Biografía de un pensamiento

jueves, 23 de junio de 2016

a los que no les descuentan la jubilación los traen aquí

Médicos que se interesaron lograron que la Sociedad de Escritores me entregue una pequeña subvención. Ahora, para mí, esta gente constituye una incógnita. No sé quiénes son. El único que he visto es loco. Maltrata a cualquiera. Pero no se da cuenta. No tiene la menor conciencia de sus actos ni de sus dichos. Llego ahí un día para cobrar. Porque me dan mil pesos por mes. Y me dice: ¿Y los dibujos? Yo le contesté: no hago nada. Y él insiste a los gritos. Haragán. Haragán. Y después se dio vuelta y casi con un susurro me dice: ¿No me reconoce? Y se puso a orinar en el medio de un enorme patio. Por supuesto que lo había reconocido. Pienso que esta persona está loca. Un auténtico loco. Me he enterado que mató a la esposa. Le puso un sapo en la boca que la llenó de veneno. Es un loco y un asesino. Pero no está internado porque trabaja. Así también hay muchos que han cometido delitos y no los tocan. Una persona puede estar dominada por la más grande demencia, pero si justifica una actividad rentada nunca será internada. En cambio, a los que no les descuentan la jubilación los traen aquí. Claro que es muy difícil que una persona loca sirva para tareas delicadas, como es por ejemplo la construcción o la relojería. Sin embargo, no logro imaginar para qué sirve un tesorero. Para mí esa gente es sospechosa...

(Palabras de Jacobo Fijman transcriptas por Vicente Zito Lema en 
El pensamiento de Jacobo Fijman o el viaje hacia la otra realidad)

martes, 21 de junio de 2016

hace años que no me resfrío

Estuve por toda España. Después Francia. Bélgica. Olvidos... Antes Portugal, en Lisboa. Viviendo en Florencia varios meses. En Francia tomaba vino blanco, todas las mañanas una copa. Recorrí los conventos romanos. Desde el interior, aunque no haya sol,  se puede ver cualquier montaña. En Florencia iba al convento de San Marcos; en cada una de sus celdas había pintado Fray Angélico. Los colores del cielo eran a veces conocidos por los hombres... En una celda pequeña, resguardada por un perro con cabeza de triángulo, estaba el cadáver de San Buenaventura. Cuyos libros he podido después leer en la biblioteca de los benedictinos.

Volví a Buenos Aires. La encontré cambiada. Convertida en una ciudad de maldiciones. Por la depravación. Trabajé en muchísimos diarios. Pero fuera de la comida no me pagaban nada. Solo comida; fideos, un poco de vino... paraba en el único hotel del pueblo. Después se desataron las iras. Y otra vez en ese alto camino que había empezado a recorrer... Los médicos me aplicaron el electroshock. Y ciertamente parece que me hizo bien. Hace años que no me resfrío. El mal no sé cuál era. Tenía una confusión terrible. Desesperado, quería saber, cuál era el mal... dónde estaba localizado...

(Palabras de Jacobo Fijman transcriptas por Vicente Zito Lema en 
El pensamiento de Jacobo Fijman o el viaje hacia la otra realidad)

lunes, 20 de junio de 2016

quítese la ropa

En Bélgica quise ordenarme, entrar en un convento. Hacer una completa vida penitencial. Escapar a ciertas sombras que por entonces me perseguían... Pero me lo impidieron. Se dieron cuenta de que les conocía sus vicios. Las tremendas culpas que los corroen... Me echaron. Abusando de sus poderes de autoridad. De la facultad de administrar los sacramentos. Y esto es una situación general. También sucede en nuestra ciudad. Iba con frecuencia a San Francisco de Asís. Allí estudiaba el ars magna de Raimundo Lulio. Una tarde que estaba anotando y leyendo, vinieron los padres a saludarme. Se ve que me conocían, al menos de nombre. Y después de oírme exponer -no recuerdo qué exponía de Lulio-, con admiración me dijeron: "Quítese la ropa. Queremos analizar los testículos de un verdadero sabio".

Después me ofrecieron chocolate. Y tomé chocolate. Ellos también tomaron.

(Palabras de Jacobo Fijman transcriptas por Vicente Zito Lema en 
El pensamiento de Jacobo Fijman o el viaje hacia la otra realidad)

sábado, 18 de junio de 2016

cenizas y polvo eres

Estando en Madrid, resolví dar con el cajón o la caja de don Miguel de Cervantes y Saavedra. Por libros que había leído, por lo que fuera. La cuestión es que me enteré de que estaba en un cementerio del convento de Alcalá. Tomé un tren para Alcalá. Bajé. Y me encontré muy pronto con un cementerio lleno de cajas. Estaba por ejemplo la caja de Cervantes, la de Sancho Panza, la de la Gitanilla... De pronto, una de las monjas que regaba el jardín -no recuerdo que hubiera flores- me dijo que la priora quería hablar conmigo. Me presenté a ella y me ofreció abrir la caja de don Miguel de Cervantes y Saavedra. La trajeron. La pusieron en posición vertical. Y pude darle la mano al padre del Quijote. Estaba ya en un estado de completa descomposición. Pero no tenía mal olor. Ni nada. Únicamente estaba lleno de polvo. De cenizas. Por aquello mismo de las Escrituras. Polvo y cenizas. Cenizas y polvo eres. Y al polvo volverás. También estaban los restos de Sancho Panza. Pero no los saludé. Se ve que las monjas cobraban por permitir los saludos. A otros. A mí no.

(Palabras de Jacobo Fijman transcriptas por Vicente Zito Lema en 
El pensamiento de Jacobo Fijman o el viaje hacia la otra realidad)


martes, 14 de junio de 2016

es demasiado bella la noche de oro de muros y banderas luminosas

Los ojos mueren en la alegría de la visión desnuda de carne y de palabras,
en la tierra desnuda y en el cielo desnudo,
en el día desnudo y en la noche desnuda bajo los cielos todo crecidos.
Es demasiado bella la noche de oro de muros y banderas luminosas.
Corremos en la noche de plata bajo la noche de oro.
Tierra desnuda, tierra perfecta, cielo desnudo,
Cielo perfecto.
Voces desnudas de la voz eterna.
En la noche de oro nos llaman las campanas,
Y oímos el vuelo de las palomas desde la noche de plata bajo la noche de oro.

Jacobo Fijman, Estrella de la mañana, I

miércoles, 8 de junio de 2016

ya se me canta aceite de júbilos

Roe mi frente dura
el lobo de la media noche.
Una escondida estrella arrima su sosiego.
Entre todos los soles ya se me canta aceite de júbilos.
Siento en mis manos venir la estrella de la mañana.

Jacobo Fijman, Estrella de la Mañana, VI

martes, 7 de junio de 2016

toda mi carne mortal recoge la blanca limosna del misterio

Extiendo mis brazos hacia el silencio descansado que inmortaliza la lejanía.
Caen océanos en las noches obscuras de nuestras adolescencias en Dios.

Herido en mi canto
por uniones del azar
toda mi carne mortal recoge la blanca limosna del misterio.

Siento venir el fresco gusto del alumbrar;
Siento venir entre olas de la desesperanza maduros imperios.

Agito los ramajes.
Danzo en la gracia de todas las familias de la tierra y el universo.

Jacobo Fijman, Hecho de estampas, IV

sábado, 4 de junio de 2016

ha caído mi voz, mi última voz, que aún guarda mi nombre

Ha caído mi voz, mi última voz, que aún guarda mi nombre.

Mi voz: pequeña línea, pequeña canción que nos separa de las cosas.

Estamos lejos de mi voz y el mundo, vestidos de humedades blancas.

Estamos en el mundo y con los ojos en la noche.
Mi voz es fría y sucia como la piel de los muertos.

Jacobo Fijman, Hecho de estampas, VI

viernes, 3 de junio de 2016

pongo este llanto dichoso de mi alma

Pongo este llanto de mi llanto por todas las soledades que esperan las bodas de la tierra.
Pongo este llanto de soledad perfecta;
pongo este llanto dichoso de mi alma;
pongo este llanto de acabado recogimiento por el árbol caído y el animal caído
por la tierra caída del éxtasis más alto de su nacimiento.

Pongo este llanto de mi llanto por las soledades en la dichosa semejanza:
soledad de los ríos y las lunas en la dichosa semejanza:
soledad de los ríos y los soles en la dichosa semejanza:
soledad de los ríos y los soles de ríos y de lunas y de soles en la dichosa semejanza.

Pongo este llanto por los ríos; pongo este llanto
por las lunas; pongo este llanto por los soles.

Jacobo Fijman, Estrella de la mañana, XXXVI

viernes, 27 de mayo de 2016

el camino más alto y más desierto

Demencia:
El camino más alto y más desierto.
Oficios de las máscaras absurdas; pero tan humanas.
Roncan los extravíos;
tosen las muecas
y descargan sus golpes
afónicas lamentaciones.

Semblantes inflamados;
dilatación vidriosa en los ojos
en el camino más alto y más desierto.

Se erizan los cabellos del espanto.

La mucha luz alaba su inocencia.

El patio del hospicio es como un banco
a lo largo del muro.
Jacobo Fijman, Molino rojo

jueves, 26 de mayo de 2016

a la luz de alma crece tu alma, crece mi alma

Ha entrado la noche,
la noche de los días con sus noches, la tierras
frías y los bosques muertos.

Ha entrado la noche de la carne y de los sentidos,
la noche de las tierras caídas y los cielos muertos.

A la luz de alma crece tu alma, crece mi alma:
a la luz del alma padecemos en cosas,
y tu pavor en mi pavor, y mi pavor en tu pavor,
toda tu soledad, toda mi soledad.

Ha entrado la noche:
y yo rezo en tu canto,
tu canto en la oración en la noche de los sentidos.

Tu corazón se enciende en tu esperanza;
mi corazón se enciende en mi esperanza.

En sí se gozan las lunas de sueño y los soles de paz
de tu alma y mi alma.

Asidas con tus manos lunas de amor; asidos con tus manos
soles de amor.
Jacobo Fijman, Estrella de la mañana, XVI (1931)

miércoles, 25 de mayo de 2016

el otro

Tarde de invierno.
Se desperezan mis angustias
como los gatos;
se despiertan, se acuestan;
Abren sus ojos turbios
y grises;
abren sus dedos finos
de humedad y silencios detallados.
Bien dormía mi ser como los niños,
y encendieron sus velas los absurdos!
Ahora el otro está despierto;
Se pasea a lo largo de mi gris corredor,
y suspira en mis agujeros,
y toca en mis paredes viejas
un sucio desaliento frío.
¡La esperanza juega a las cartas
con los absurdos!
Terminan la partida
tirándose pantuflas.
Es muy larga la noche del corazón.

Jacobo Fijman, Molino rojo

viernes, 1 de abril de 2016

como un pico de hielo que rompa el mar congelado

Si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿Para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera necesario, escribir nosotros mismos los libros que nos hagan felices. Pero lo que debemos temer son esos libros que se precipitan sobre nosotros como la mala suerte y que nos perturban profundamente, como la muerte de alguien a quien amamos más que a nosotros mismos, como el suicidio. Un libro debe ser como un pico de hielo que rompa el mar congelado que tenemos dentro.
Franz Kafka, Carta a Oskar Pollak (1904)

miércoles, 23 de marzo de 2016

lo que tiene una importancia política actual

Ahora bien, la crítica del saber que yo les propondría no consiste justamente en denunciar lo que habría de continuamente opresivo bajo la razón, porque después de todo, créanme, la sinrazón es igualmente opresiva. Esta crítica política del saber no consistiría tampoco en poner al descubierto la presunción del poder que habría en toda verdad afirmada, pues, créanme otra vez, la mentira o el error son abusos de poder semejantes. La crítica que les propongo consiste en determinar en qué condiciones y con qué efectos se ejerce una veridicción, es decir, una vez más un tipo de formulación dependiente de ciertas reglas de verificación y falseamiento. Por ejemplo, cuando digo que la crítica consistiría en determinar las condiciones y los efectos del ejercicio de una veridicción, podrán ver con claridad que el problema no pasa por decir: miren qué opresiva es la psiquiatría puesto que es falsa. Y ni siquiera pasaría por ser un poco más sofisticado y decir: vean qué opresiva que es puesto que es verdadera. Consistiría en decir que el problema es poner de relieve las condiciones que debieron cumplirse para poder pronunciar sobre la locura – pero sería lo mismo sobre la delincuencia, y sería lo mismo sobre el sexo – los discursos que pueden ser verdaderos o falsos según las reglas correspondientes a la medicina, a la confesión o a la psicología, poco importa, o al psicoanálisis. 

En otras palabras, para que el análisis tenga un alcance político, no debe referirse a la génesis de las verdades o la memoria de los errores. ¿Qué importancia tiene saber cuándo tal o cual ciencia comenzó a decir la verdad? Valiente negocio es recordar todos los errores que los médicos pudieron transmitir sobre el sexo o la locura… Creo que lo que tiene una importancia política actual es determinar con claridad cuál es el régimen de veredicción que se instauró en un momento dado: justamente aquel a partir del cual podemos reconocer ahora, por ejemplo, que los médicos del siglo XIX dijeron tantas necedades sobre el sexo. Recordar que los médicos del siglo XIX dijeron muchas necedades sobre el sexo no tiene ninguna importancia desde el punto de vista político. Sólo tiene importancia la determinación del régimen de veridicción que les permitió decir y afirmar como verdaderas una serie de cosas que, según lo que acertamos a saber hoy, quizá no lo fueran tanto. Tal es el punto, precisamente, en que el análisis histórico puede tener un alcance político. Lo que políticamente tiene su importancia no es la historia de lo verdadero, no es la historia de lo falso, es la historia de la veridicción.

M. Foucault, Nacimiento de la biopolítica, cap. 2

lunes, 21 de marzo de 2016

a los que dudan: no esperes ninguna respuesta / salvo la tuya -Brecht

Nuestra causa va mal.
La oscuridad aumenta. Las fuerzas disminuyen.
Ahora, después de haber trabajado durante tanto tiempo
nos hallamos en una situación peor que al comienzo.
Sin embargo, el enemigo sigue ahí, más fuerte que nunca.
Sus fuerzas parecen acrecentadas y presenta un aspecto
invencible.
No se puede negar que hemos cometido errores.
Nuestro número se reduce. Nuestras palabras de orden
se encuentran en desorden. El enemigo
distorsiona muchas de nuestras palabras hasta hacerlas
irreconocibles.
Aquello que dijimos, ahora parece falso: ¿Mucho o poco,
con qué contamos ya? ¿Somos lo que ha quedado,
marginados de la corriente de la vida?
¿Marcharemos hacia atrás, sin nadie que nos comprenda
y sin comprender a los demás?
¿No hemos tenido suerte?
Tú preguntas estas cosas. No esperes ninguna respuesta
salvo la tuya.

"A los que dudan",Bertolt Brecht, Augsburgo 1898 - Berlin 1956.

jueves, 17 de marzo de 2016

acaba de suceder

"A pesar de lo vieja que es la historia, pareciera que acaba de suceder"

Federico Nietzsche, Más allá del bien y del mal

domingo, 13 de marzo de 2016

hablan de la aurora hasta cansarse, cansarse, cansarse

En Montevideo hay poetas poetas poetas
que sin bombos ni trompetas trompetas trompetas
van saliendo de recónditos altillos altillos altillos
de paredes de silencios de redonda con puntillo.

Salen de agujeros mal tapados tapados tapados
y proyectos no alcanzados cansados cansados
que regresan en fantasmas de colores colores colores
a pintarte las ojeras y a pedirte que no llores.

Tienen ilusiones compartidas partidas partidas
pesadillas adheridas heridas heridas
caseras de palabras confundidas fundidas fundidas
a su triste paso lento por las calles y avenidas.

No pretenden glorias ni laureles, laureles, laureles
sólo pasan a papeles, papeles, papeles,
experiencias totalmente personales, zonales, zonales
elementos muy parciales que juntados no son tales.

Hablan de la aurora hasta cansarse, cansarse, cansarse
sin tener miedo a plagiarse, plagiarse, plagiarse
nada de eso importa mientras escriban, escriban, escriban
su manía, su locura, su neurosis obsesiva.

Andan por las calles los poetas poetas poetas
como si fueran cometas, cometas, cometas
en un denso cielo de metal fundido, fundido, fundido
impenetrable, desastroso, lamentable y aburrido.

En Montevideo hay biromes, biromes, biromes
desangradas en renglones, renglones, renglones
de palabras retorciéndose confusas, con fusas, con fusas
en delgadas servilletas, como alcohólicas reclusas.

Andan por las calles escribiendo y viendo y viendo
lo que ven lo van diciendo y siendo y siendo
ellos poetas a la vez que se pasean, pasean, pasean
van contando lo que ven, y lo que no, lo fantasean.

Miran para el cielo los poetas, poetas, poetas
como si fueran saetas, saetas, saetas
arrojadas al espacio que un rodeo, rodeo, rodeo
hiciera regresar para clavarlas en Montevideo.

miércoles, 9 de marzo de 2016

no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos

La calle Llupes raya al medio encuentra a Belvedere
el tren saluda desde abajo con silbos de tristeza
aquellas filas infinitas saliendo de central
el empedrado está tapado pero allí esta.

La primavera en aquel barrio se llama soledad
se llama gritos de ternura pidiendo para entrar
y en el apuro está lloviendo, ya no se apretarán
mis lágrimas en tus bolsillos, cambiaste de sacón.

Un día nos encontraremos en otro carnaval
tendremos suerte si aprendemos que no hay ningún rincón
que no hay ningún atracadero que pueda disolver
en su escondite lo que fuimos, el tiempo está después.

Fernandp Cabrera, El tiempo está después

lunes, 7 de marzo de 2016

no sé decirte nada más

Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja,
como un aullido interminable, interminable.
Te sentirás acorralada, te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido, no haber nacido.

Pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella ya verás, como a pesar de los pesares,
tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos.
Un hombre solo, una mujer, así tomados de uno en uno,
son como polvo, no son nada, no son nada.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí,
pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues, ni te apartes, junto al camino nunca digas
no puedo más y aquí me quedo, y aquí me quedo.
Otros esperan que resistas, que les ayude tu alegría,
que les ayude tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí,
pensando en tí, pensando en tí como ahora pienso.

La vida es bella ya verás, como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos.
No sé decirte nada más, pero tú debes comprender
que yo aún estoy en el camino, en el camino.

Pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí,
pensando en tí, pensando en tí como ahora pienso.


Palabras para Julia, José Agustín Goytisolo

sábado, 20 de febrero de 2016

miren a este imbécil

Miren a este imbécil
cómo se sacrifica
creyendo que estoy muerto
corre al río
corre al bosque
para verme sufrir.

De qué vereda vienes
creo que no te encuentro
presiento los caminos
paro hay caras que se cierran
a querer compartir

Miren a este imbécil
como se justifica
el miedo que me tiene
mata hermanos en la casa
donde debe vivir.

 Aquelarre, " Miren a ese imbécil", Candiles

miércoles, 17 de febrero de 2016

Sangre amarilla

Juega al gas,
juega al rey.
Quebrará el panel.
Estudió la cuestión.
Quiso destruir
a la humanidad,
pero se perdió
en la enfermedad.
La ciudad es un pez,
y el gas es la ley.
Levantó su niñez.
Senda peatonal
cayendo hasta el fin.
Todo es filoso.
Todo es morir.
Fue por mas,
fue por cien
Robará el cartel,
silenció al guardián.
Quiso destruir
a la enfermedad,
pero se perdió en la humanidad.
Senda peatonal,
sangre amarilla.
Todo es filoso,
todo en la villa de la enfermedad.
Todo en la villa de la enfermedad.

"Sangre amarilla", Don Cornelio y la Zona

jueves, 11 de febrero de 2016

una vida entera de muerte por amor


Comunicarse con Marte,

Dialogar con espíritus,

Informar sobre la conducta del monstruo        marino,

Describir el horóscopo,

Leer en bolas de cristal o en las entrañas de las aves,

Diagnosticar enfermedades por la firma,

Deducir la biografía por las líneas de la mano

Y la tragedia por los dedos,

Vaticinar gracias a sortilegios u hojas de té,

Adivinar lo inevitable mediante la baraja,

Jugar con barbitúricos o estrellas de

            cinco puntas,

Convertir en terror preconsciente

La imagen que recurre,

Explorar el útero o el féretro o los sueños:

Todos estos son habituales pasatiempos y drogas

Y secciones de prensa, y siempre lo serán,

Sobre todo algunos de ellos,

Cuando exista aflicción en las naciones,

Perplejidad en las costas del Asia

O en la Edgware Road.

La curiosidad humana indaga pasado y futuro

Y se aferra a esta dimensión.

Pero aprehender

El punto en que la eternidad y el tiempo se intersectan

Es tarea del santo

–O más que tarea

Algo que se le da y quita

A una vida entera de muerte por amor

Y fervor, abnegación y entrega.


T. S. Elliott, "The Dry Salvages", fragmento.

miércoles, 10 de febrero de 2016

los navegantes

Señora, en tu santuario que está en el promontorio,

Ruega por todos los navegantes,

Los dedicados a la pesca y aquellos

Que se ocupan en lícito comercio

Y quienes los dirigen.



Reza también por las mujeres que han visto

Zarpar y no volver a sus maridos o a sus hijos,

Figlia del tuo figlio,

Reina del Cielo.



Ora asimismo por cuantos navegaban

Y terminaron su viaje en la arena,

En los labios del mar

O en la sombría garganta que no los devolverá

O allí donde no puede ya alcanzarlos

El tañido de la campana del mar,

Su ángelus perpetuo.

T. S. Elliott, "The Dry Salvages", fragmento.

miércoles, 3 de febrero de 2016

rabia al silencio

Le tengo rabia al silencio
por todo lo que perdí.
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

Un día monté a caballo,
Y en la selva me metí,
Y sentí que un gran silencio
Crecía dentro de mí.

Hay silencio en mi guitarra
Cuando canto el yaraví,
Y lo mejor de mi canto
Se queda dentro de mí.

Cuando el amor me hizo señas,
Todo entero me encendí.
Y á fuerza de ser callado,
Callado me consumí.

Le tengo rabia al silencio
Por todo lo que perdí,
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

Atahualpa Yupanqui

domingo, 31 de enero de 2016

Luz

La diferencia que hay entre la palabra justa y la palabra casi justa es la misma que hay entre un relámpago y un bichito de luz.

Marck Twain