viernes, 15 de marzo de 2019

no estábamos preparados

Yo era totalmente antiperonista mientras Evita vivía. Y me hice totalmente peronista después de su muerte. No estaba preparado para Evita, yo. Como no hubiésemos estado preparados para entender a los caudillos, por ejemplo. Éramos hijos del despotismo ilustrado. Creíamos en la inteligencia, no en la sabiduría. Creíamos en la erudición, no en la cultura. No sabíamos que la cultura era la memoria de los pueblos. Y que toda cultura que no es popular no es cultura. Éramos unos idiotas, ¿no?

Dalmiro Sáenz