miércoles, 25 de enero de 2017

piglia, martes 11 de mayo

La presentación de la revista se aclara cuando la proyecto como un intento de trabajar la cultura como un campo políticamente específico. La política tiene sus propios registros y modos, que no se pueden aplicar directamente sobre la literatura o la cultura. No quiere decir que sean autónomas, solo quiere decir que tienen sus formas propias de discutir y de ¨hacer¨ lo que llamamos política, o sea que tienen sus propias relaciones de poder. Pero no debemos olvidar que la literatura es una sociedad sin Estado. Nadie, ninguna institución ni tampoco ninguna forma de coacción, puede obligar a alguien que acepte o realice cierta poética artística. Las determinaciones materiales del arte pertenecen a su propio ámbito: en verdad, más que hablar de política en general es necesario hablar de la dinámica entre el museo y el mercado. El museo como lugar y metáfora de la consagración o la legitimidad, y el mercado como el ámbito de la circulación de las obras, siempre mediado por el dinero. En ese marco el problema de la "creación" se vuelve al mismo tiempo más visible y más complejo. Ese tendría que ser el nudo que explica el sentido de una nueva publicación.

Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, 14. Diario 1965

No hay comentarios: