miércoles, 23 de marzo de 2016

lo que tiene una importancia política actual

Ahora bien, la crítica del saber que yo les propondría no consiste justamente en denunciar lo que habría de continuamente opresivo bajo la razón, porque después de todo, créanme, la sinrazón es igualmente opresiva. Esta crítica política del saber no consistiría tampoco en poner al descubierto la presunción del poder que habría en toda verdad afirmada, pues, créanme otra vez, la mentira o el error son abusos de poder semejantes. La crítica que les propongo consiste en determinar en qué condiciones y con qué efectos se ejerce una veridicción, es decir, una vez más un tipo de formulación dependiente de ciertas reglas de verificación y falseamiento. Por ejemplo, cuando digo que la crítica consistiría en determinar las condiciones y los efectos del ejercicio de una veridicción, podrán ver con claridad que el problema no pasa por decir: miren qué opresiva es la psiquiatría puesto que es falsa. Y ni siquiera pasaría por ser un poco más sofisticado y decir: vean qué opresiva que es puesto que es verdadera. Consistiría en decir que el problema es poner de relieve las condiciones que debieron cumplirse para poder pronunciar sobre la locura – pero sería lo mismo sobre la delincuencia, y sería lo mismo sobre el sexo – los discursos que pueden ser verdaderos o falsos según las reglas correspondientes a la medicina, a la confesión o a la psicología, poco importa, o al psicoanálisis. 

En otras palabras, para que el análisis tenga un alcance político, no debe referirse a la génesis de las verdades o la memoria de los errores. ¿Qué importancia tiene saber cuándo tal o cual ciencia comenzó a decir la verdad? Valiente negocio es recordar todos los errores que los médicos pudieron transmitir sobre el sexo o la locura… Creo que lo que tiene una importancia política actual es determinar con claridad cuál es el régimen de veredicción que se instauró en un momento dado: justamente aquel a partir del cual podemos reconocer ahora, por ejemplo, que los médicos del siglo XIX dijeron tantas necedades sobre el sexo. Recordar que los médicos del siglo XIX dijeron muchas necedades sobre el sexo no tiene ninguna importancia desde el punto de vista político. Sólo tiene importancia la determinación del régimen de veridicción que les permitió decir y afirmar como verdaderas una serie de cosas que, según lo que acertamos a saber hoy, quizá no lo fueran tanto. Tal es el punto, precisamente, en que el análisis histórico puede tener un alcance político. Lo que políticamente tiene su importancia no es la historia de lo verdadero, no es la historia de lo falso, es la historia de la veridicción.

M. Foucault, Nacimiento de la biopolítica, cap. 2

lunes, 21 de marzo de 2016

a los que dudan: no esperes ninguna respuesta / salvo la tuya -Brecht

Nuestra causa va mal.
La oscuridad aumenta. Las fuerzas disminuyen.
Ahora, después de haber trabajado durante tanto tiempo
nos hallamos en una situación peor que al comienzo.
Sin embargo, el enemigo sigue ahí, más fuerte que nunca.
Sus fuerzas parecen acrecentadas y presenta un aspecto
invencible.
No se puede negar que hemos cometido errores.
Nuestro número se reduce. Nuestras palabras de orden
se encuentran en desorden. El enemigo
distorsiona muchas de nuestras palabras hasta hacerlas
irreconocibles.
Aquello que dijimos, ahora parece falso: ¿Mucho o poco,
con qué contamos ya? ¿Somos lo que ha quedado,
marginados de la corriente de la vida?
¿Marcharemos hacia atrás, sin nadie que nos comprenda
y sin comprender a los demás?
¿No hemos tenido suerte?
Tú preguntas estas cosas. No esperes ninguna respuesta
salvo la tuya.

"A los que dudan",Bertolt Brecht, Augsburgo 1898 - Berlin 1956.

jueves, 17 de marzo de 2016

acaba de suceder

"A pesar de lo vieja que es la historia, pareciera que acaba de suceder"

Federico Nietzsche, Más allá del bien y del mal

domingo, 13 de marzo de 2016

hablan de la aurora hasta cansarse, cansarse, cansarse

En Montevideo hay poetas poetas poetas
que sin bombos ni trompetas trompetas trompetas
van saliendo de recónditos altillos altillos altillos
de paredes de silencios de redonda con puntillo.

Salen de agujeros mal tapados tapados tapados
y proyectos no alcanzados cansados cansados
que regresan en fantasmas de colores colores colores
a pintarte las ojeras y a pedirte que no llores.

Tienen ilusiones compartidas partidas partidas
pesadillas adheridas heridas heridas
caseras de palabras confundidas fundidas fundidas
a su triste paso lento por las calles y avenidas.

No pretenden glorias ni laureles, laureles, laureles
sólo pasan a papeles, papeles, papeles,
experiencias totalmente personales, zonales, zonales
elementos muy parciales que juntados no son tales.

Hablan de la aurora hasta cansarse, cansarse, cansarse
sin tener miedo a plagiarse, plagiarse, plagiarse
nada de eso importa mientras escriban, escriban, escriban
su manía, su locura, su neurosis obsesiva.

Andan por las calles los poetas poetas poetas
como si fueran cometas, cometas, cometas
en un denso cielo de metal fundido, fundido, fundido
impenetrable, desastroso, lamentable y aburrido.

En Montevideo hay biromes, biromes, biromes
desangradas en renglones, renglones, renglones
de palabras retorciéndose confusas, con fusas, con fusas
en delgadas servilletas, como alcohólicas reclusas.

Andan por las calles escribiendo y viendo y viendo
lo que ven lo van diciendo y siendo y siendo
ellos poetas a la vez que se pasean, pasean, pasean
van contando lo que ven, y lo que no, lo fantasean.

Miran para el cielo los poetas, poetas, poetas
como si fueran saetas, saetas, saetas
arrojadas al espacio que un rodeo, rodeo, rodeo
hiciera regresar para clavarlas en Montevideo.

miércoles, 9 de marzo de 2016

no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos

La calle Llupes raya al medio encuentra a Belvedere
el tren saluda desde abajo con silbos de tristeza
aquellas filas infinitas saliendo de central
el empedrado está tapado pero allí esta.

La primavera en aquel barrio se llama soledad
se llama gritos de ternura pidiendo para entrar
y en el apuro está lloviendo, ya no se apretarán
mis lágrimas en tus bolsillos, cambiaste de sacón.

Un día nos encontraremos en otro carnaval
tendremos suerte si aprendemos que no hay ningún rincón
que no hay ningún atracadero que pueda disolver
en su escondite lo que fuimos, el tiempo está después.

Fernandp Cabrera, El tiempo está después

lunes, 7 de marzo de 2016

no sé decirte nada más

Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja,
como un aullido interminable, interminable.
Te sentirás acorralada, te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido, no haber nacido.

Pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella ya verás, como a pesar de los pesares,
tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos.
Un hombre solo, una mujer, así tomados de uno en uno,
son como polvo, no son nada, no son nada.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí,
pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues, ni te apartes, junto al camino nunca digas
no puedo más y aquí me quedo, y aquí me quedo.
Otros esperan que resistas, que les ayude tu alegría,
que les ayude tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí,
pensando en tí, pensando en tí como ahora pienso.

La vida es bella ya verás, como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos.
No sé decirte nada más, pero tú debes comprender
que yo aún estoy en el camino, en el camino.

Pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí,
pensando en tí, pensando en tí como ahora pienso.


Palabras para Julia, José Agustín Goytisolo