sábado, 20 de febrero de 2016

miren a este imbécil

Miren a este imbécil
cómo se sacrifica
creyendo que estoy muerto
corre al río
corre al bosque
para verme sufrir.

De qué vereda vienes
creo que no te encuentro
presiento los caminos
paro hay caras que se cierran
a querer compartir

Miren a este imbécil
como se justifica
el miedo que me tiene
mata hermanos en la casa
donde debe vivir.

 Aquelarre, " Miren a ese imbécil", Candiles

miércoles, 17 de febrero de 2016

Sangre amarilla

Juega al gas,
juega al rey.
Quebrará el panel.
Estudió la cuestión.
Quiso destruir
a la humanidad,
pero se perdió
en la enfermedad.
La ciudad es un pez,
y el gas es la ley.
Levantó su niñez.
Senda peatonal
cayendo hasta el fin.
Todo es filoso.
Todo es morir.
Fue por mas,
fue por cien
Robará el cartel,
silenció al guardián.
Quiso destruir
a la enfermedad,
pero se perdió en la humanidad.
Senda peatonal,
sangre amarilla.
Todo es filoso,
todo en la villa de la enfermedad.
Todo en la villa de la enfermedad.

"Sangre amarilla", Don Cornelio y la Zona

jueves, 11 de febrero de 2016

una vida entera de muerte por amor


Comunicarse con Marte,

Dialogar con espíritus,

Informar sobre la conducta del monstruo        marino,

Describir el horóscopo,

Leer en bolas de cristal o en las entrañas de las aves,

Diagnosticar enfermedades por la firma,

Deducir la biografía por las líneas de la mano

Y la tragedia por los dedos,

Vaticinar gracias a sortilegios u hojas de té,

Adivinar lo inevitable mediante la baraja,

Jugar con barbitúricos o estrellas de

            cinco puntas,

Convertir en terror preconsciente

La imagen que recurre,

Explorar el útero o el féretro o los sueños:

Todos estos son habituales pasatiempos y drogas

Y secciones de prensa, y siempre lo serán,

Sobre todo algunos de ellos,

Cuando exista aflicción en las naciones,

Perplejidad en las costas del Asia

O en la Edgware Road.

La curiosidad humana indaga pasado y futuro

Y se aferra a esta dimensión.

Pero aprehender

El punto en que la eternidad y el tiempo se intersectan

Es tarea del santo

–O más que tarea

Algo que se le da y quita

A una vida entera de muerte por amor

Y fervor, abnegación y entrega.


T. S. Elliott, "The Dry Salvages", fragmento.

miércoles, 10 de febrero de 2016

los navegantes

Señora, en tu santuario que está en el promontorio,

Ruega por todos los navegantes,

Los dedicados a la pesca y aquellos

Que se ocupan en lícito comercio

Y quienes los dirigen.



Reza también por las mujeres que han visto

Zarpar y no volver a sus maridos o a sus hijos,

Figlia del tuo figlio,

Reina del Cielo.



Ora asimismo por cuantos navegaban

Y terminaron su viaje en la arena,

En los labios del mar

O en la sombría garganta que no los devolverá

O allí donde no puede ya alcanzarlos

El tañido de la campana del mar,

Su ángelus perpetuo.

T. S. Elliott, "The Dry Salvages", fragmento.

miércoles, 3 de febrero de 2016

rabia al silencio

Le tengo rabia al silencio
por todo lo que perdí.
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

Un día monté a caballo,
Y en la selva me metí,
Y sentí que un gran silencio
Crecía dentro de mí.

Hay silencio en mi guitarra
Cuando canto el yaraví,
Y lo mejor de mi canto
Se queda dentro de mí.

Cuando el amor me hizo señas,
Todo entero me encendí.
Y á fuerza de ser callado,
Callado me consumí.

Le tengo rabia al silencio
Por todo lo que perdí,
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

Atahualpa Yupanqui