miércoles, 24 de agosto de 2016

si no hacemos algo para evitar que mueran siempre los mismos

Pensar contra el conservadurismo y contra el progresismo es pensar contra los límites de la imaginación estético-política dominante. Es poder acordar con el precepto de que no hay que matar y al mismo tiempo animarse a preguntar: ¿funda ese precepto por sí mismo una vida justa posible? ¡Es una condición de la vida en común o una maldición del pensamiento sobre la muerte que se cuenta por millones, de derecha a izquierda? El problema actual quizás no sea el de sostener la premisa "no matarás". El problema es que ese enunciado nada dice sobre las muertes que provoca la vida de derecha: podemos impugnar las muertes provocadas por los proyectos vitales de la izquierda y afirmar "no matarás", y, en el mismo momento, caer rendidos ante la evidencia de que morimos aquí y ahora desatendidos, olvidados, rechazados, ignorados, si no actuamos concretamente para evitarlo. Esto es, si no hacemos algo para evitar que mueran siempre los mismos, los que nada saben de las reglas del mundo: los recienvenidos, y de ellos, los abandonados. Junto a la premisa "no matarás", hay otra premisa: la premisa que manda vivir. Y vivir es cuidar, proteger, responder, crear.

Diego Caramés y Gabriel D'Iorio, 
Introducción a Los espantos, libro de Silvia Schwarzböck 
Buenos Aires, diciembre de 2015


No hay comentarios: