martes, 14 de junio de 2016

es demasiado bella la noche de oro de muros y banderas luminosas

Los ojos mueren en la alegría de la visión desnuda de carne y de palabras,
en la tierra desnuda y en el cielo desnudo,
en el día desnudo y en la noche desnuda bajo los cielos todo crecidos.
Es demasiado bella la noche de oro de muros y banderas luminosas.
Corremos en la noche de plata bajo la noche de oro.
Tierra desnuda, tierra perfecta, cielo desnudo,
Cielo perfecto.
Voces desnudas de la voz eterna.
En la noche de oro nos llaman las campanas,
Y oímos el vuelo de las palomas desde la noche de plata bajo la noche de oro.

Jacobo Fijman, Estrella de la mañana, I

No hay comentarios: