jueves, 26 de mayo de 2016

a la luz de alma crece tu alma, crece mi alma

Ha entrado la noche,
la noche de los días con sus noches, la tierras
frías y los bosques muertos.

Ha entrado la noche de la carne y de los sentidos,
la noche de las tierras caídas y los cielos muertos.

A la luz de alma crece tu alma, crece mi alma:
a la luz del alma padecemos en cosas,
y tu pavor en mi pavor, y mi pavor en tu pavor,
toda tu soledad, toda mi soledad.

Ha entrado la noche:
y yo rezo en tu canto,
tu canto en la oración en la noche de los sentidos.

Tu corazón se enciende en tu esperanza;
mi corazón se enciende en mi esperanza.

En sí se gozan las lunas de sueño y los soles de paz
de tu alma y mi alma.

Asidas con tus manos lunas de amor; asidos con tus manos
soles de amor.
Jacobo Fijman, Estrella de la mañana, XVI (1931)

No hay comentarios: