jueves, 11 de febrero de 2016

una vida entera de muerte por amor


Comunicarse con Marte,

Dialogar con espíritus,

Informar sobre la conducta del monstruo        marino,

Describir el horóscopo,

Leer en bolas de cristal o en las entrañas de las aves,

Diagnosticar enfermedades por la firma,

Deducir la biografía por las líneas de la mano

Y la tragedia por los dedos,

Vaticinar gracias a sortilegios u hojas de té,

Adivinar lo inevitable mediante la baraja,

Jugar con barbitúricos o estrellas de

            cinco puntas,

Convertir en terror preconsciente

La imagen que recurre,

Explorar el útero o el féretro o los sueños:

Todos estos son habituales pasatiempos y drogas

Y secciones de prensa, y siempre lo serán,

Sobre todo algunos de ellos,

Cuando exista aflicción en las naciones,

Perplejidad en las costas del Asia

O en la Edgware Road.

La curiosidad humana indaga pasado y futuro

Y se aferra a esta dimensión.

Pero aprehender

El punto en que la eternidad y el tiempo se intersectan

Es tarea del santo

–O más que tarea

Algo que se le da y quita

A una vida entera de muerte por amor

Y fervor, abnegación y entrega.


T. S. Elliott, "The Dry Salvages", fragmento.

No hay comentarios: