sábado, 23 de mayo de 2015

ergo, Dios existe

“Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos; no sé cuántos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible; ergo, Dios existe.” 

domingo, 17 de mayo de 2015

ideas que no se pueden responder

Una idea fuerte comunica al contradictor una parte de su fuerza. Como participa del valor universal del espíritu, se clava y se ingiere en medio de otras ideas adyacentes en el ánimo de aquel contra quién se emplea, que ayudándose de esos pensamientos fronterizos cobra aliento, la completa y la rectifica; de modo que la sentencia final viene a ser obra de las dos personas que discutían. Pero las ideas que no se pueden responder son esas que no son, propiamente hablando, ideas, que no tienen arraigo en nada, que no encuentran punto de apoyo ni rama fraterna en el espíritu del adversario, el cual, en lucha con el puro vacío, no sabe qué contestar. 

Marcel Proust, A la sombra de las muchachas en flor

viernes, 8 de mayo de 2015

algo estuvo ahí, no importa qué, y ya no está

MAYO (VI)


                     Vemos también
plumas de ave sucia, una lata
papel y plástico en cualquier posición, envoltorios
de algo que estuvo, no sé qué, y ya no está


MAYO (VII)

Algo ahí estuvo, no importa qué, y
                       ya no está.


MAYO (VIII)

no importa qué, algo que estuvo no está,
y ni siquiera brilla por su ausencia


MAYO (IV)

Ya no está: envoltorios
                 quedan, ni para
poemas objetivistas sirven, ni para ready mades,
ningún enigma, lo que no está no está, se
                  consumió, consumido fue
por el consumo: no hay — nada — ¿o qué
son — esos — noséquécosa? — ¿algo — más
que nada? — Ni para que les — camine una mosca,
como en un poema de Giannuzzi.
                 Giannuzzi se murió y una mosca
habrá tenido que le camine la calva, es decir
                           es decir, otra vez, nada.


(Daniel Freidemberg, Mayo)

miércoles, 6 de mayo de 2015

mayo

Mayo (XIII)
restos de oscuridad
deja el viento en la luz

Mayo (XIV)
Grumos
de oscuridad
en la
luz, las cosas.

Mayo (XVII)
¿No queda ahí.
en las cosas
en la luz
fría de mayo,
oscuridad?
¿resaca de lo que fue la noche?

Mayo (XXI)
Venida, la luz,
a posarse en las cosas.

(Daniel Freidemberg, Mayo)

viernes, 1 de mayo de 2015

cicatrices del tiempo

No escribas nada si no te arrastró la vida con su peso muerto, si no tienes cicatrices del tiempo que te fueron dejando todos estos días vagabundeados sin ton ni son por los pabellones del gran shopping que es el mundo o si de casualidad o porque estabas distraído no fuiste testigo de cuando a otros los arrasaban, los labraban con todos esos aparatos del demonio que la tecnología cría y seguirá criando hasta completar los objetivos del siniestro plan que algún día sabré exactamente quien diseñó".

Enrique Symns, en Paracaídas & Vueltas, de Andrés Calamaro