domingo, 9 de agosto de 2015

títeres, montaña rusa y NIRVANA

Me siento como un cretino escribiendo sobre mí mismo como si fuera un ícono semidivino del pop rock americano o un producto confeso, un pobre diablo dispuesto en cualquier momento a meterse una sobredosis, tirarse de un tejado totalmente ido, volarse la tapa de los sesos o las tres cosas a la vez. ¡Dios santo, no soportó el éxito! ¡El éxito! ¡Y me siento tan increíblemente culpable! Por haber abandonado a mis verdaderos colegas, a los que son fieles de verdad, a los que ya nos seguían hace unos años. Dentro de diez años, cuando NIRVANA sea un grupo tan memorable como Kagagoogoo, ese mismo porcentaje reducidísimo vendrá a vernos a nuestros shows de reunión esponsoreados por una marca de pañales para la incontinencia, donde ya gordos y pelados intentaremos todavía hacer RAWK en parques de diversiones. Sábados de teatro de títeres, montaña rusa y NIRVANA.

Kurt Cobain, Diarios

No hay comentarios: