miércoles, 4 de marzo de 2015

aquí uno no se puede quedar ni parado ni tenderse ni sentarse

Aquí no hay agua sino sólo roca
roca y nada de agua en el camino arenoso
el camino serpenteando allá arriba entre las montañas
si hubiera agua nos detendríamos a beber
entre la roca uno no puede pararse ni pensar
el sudor está seco y los pies están en la arena
con tal de que hubiera agua entre la roca
montaña muerta boca de dientes cariados que no puede escupir.
Aquí uno no se puede quedar ni parado ni tenderse ni sentarse
no hay silencio en las montañas
sino seco trueno estéril sin lluvia
no hay ni soledad en las montañas
sino hoscas caras rojas que gruñen y miran con desprecio
desde puertas de casas de barro agrietado
Si hubiera agua
Y no roca
Si hubiera roca
y también agua
y agua
una fuente
un charco entre la roca
si hubiera ruido del agua sólo
no la chicharra
y la hierba seca cantando
sino ruido de agua sobre una roca
donde el zorzal canta en los pinos
plip plop plip plop plop plop plop
pero no hay agua

T. S. Eliot, "Lo que dijo el trueno"


3 comentarios:

julieta eme dijo...

qué buen poema! tremendo.

leyendo me acordé de la película JAUJA.

Oscar Cuervo dijo...

¿Viste?
Es solo un fragmento, hoy publico otro. Vale la pena leerlo entero.

julieta eme dijo...

sí, realmente... me dieron ganas de leer el libro...