jueves, 19 de febrero de 2015

a oscuras

7 de marzo de 1915

La situación, igual. Incómodo. Sigo completamente a oscuras sobre el cambio apropiado. ¡Ahora vuelve a caer una gran helada! ¡Inoportunísima! No me siento bien. Psíquicamente estoy, por así decirlo, con la tensión baja, muy baja. ¿¿Qué hacer contra eso?? Están devorándome unas circunstancias repugnantes. Toda la vida exterior, con toda su vulgaridad, se abalanza sobre mí. E interiormente estoy lleno de odio y no consigo dejar que penetre en mí el espíritu. Dios es el amor.  ____ Soy como un hornillo consumido, lleno de escorias y suciedad ____. ____. ____.

Ludwig Wittgenstein, Diarios secretos

No hay comentarios: