miércoles, 7 de enero de 2015

unitario

Yo quería ser varón, cosa que nunca me atreví a confesar a Ernestina, tan grande era su desprecio hacia los hombres.

Tal vez por esa razón su hijo Delfín fue siempre un otario. Pedí a Diego y Rafael que alternasen con él, pero aunque aplicaron toda su voluntad para satisfacerme jamás pudieron contra la obstinación de esa criatura que acabó siendo unitario, afeminado e inútil para cualquier trabajo.

Fogwill, "Memoria de paso", Cosas de mujeres

No hay comentarios: